Alberto Sánchez Mascuñán llegó a México con el exilio español en 1939. En este país casó con mujer mexicana y una niña nació en 1944.

Ese mismo año regreso a España para participar en la lucha clandestina contra el dictador Francisco Franco.

En 1946 fue aprehendido y condenado a muerte, pena que le fue conmutada por la de treita años de la prisión.

Desde el penal de Burgos, donde fue recluido, escribió los cuentos que aquí se presentan en la edición facsimilar. Fueron manufacturados en su totalidad (dibujos, caligrafía y encuadernación) dentro de la prisión por él y sus compañeros condenados.

Sánchez Mascuñán salió de la cárcel después de 16 años y regresó a México, donde reinició su vida familiar y desarrolló una fructífera carrera editorial.

Murió en 1995 acompañado por su hija y sus nietas.

Cuentos desde la cárcel. Para mi pequeña hija Blanquita

350,00$Precio